lunes, 30 de abril de 2012

Entre las cupcakes de Fresa y la Nata, George Harrison.

 
"Between the Devil and the Deep Blue Sea". George Harrison

Esta es una receta clásica (No hay nada más clásico en el recetario que unas estupendas fresas con nata), acompañadas de una no menos clásica canción, que a mi personalmente me encanta (Me transmite felicidad, no lo puedo evitar) y que creo que combinan muy bien juntas.
Cuando estuve horneando estas cupcakes tuve la precaución de escuchar esta canción mientras mi cocina se llenaba de un olor dulce a fresas, de esa manera, cada vez que me como una, me viene a la mente la canción de George Harrison. ¿No te pasa a ti que algunas canciones las asocias con una ocasión especial? Pues bien, yo estoy convencida de que eso se puede "fabricar". Simplemente acercando ambas cosas y parándote un segundo (o una hora) a disfrutarlas juntas. Prueba a escuchar la canción mientras lees la receta. A ver que ocurre...

Cupcakes de Doble de Fresa y Nata
Ingredientes y elaboración. (Receta basada en la de Primrose Bakery)
Mezclamos en un bol:
- 220  gr de fresas trituradas
-200 gr de azúcar
-125 gr de mantequilla
-1 cucharada de leche condensada (Opcional)
-4 huevos

Y ahora en otro:
-165 gr de harina con levadura
-25 gr de Maizena
-1 Cucharadita de levadura (Para que ayude!)

Ahora unimos los ingredientes secos a la mezcla y batimos a poca potencia hasta que estén mezclados.
Vamos poniendo la mezcla en las cápsulas (Nota: Hay que llenarlas un poco más que las normales, ya que subirán poco) y las metemos al horno a 180º durante unos 20 minutos. 
Saben a Fresa-Fresa.
Nata montada a la Fresa con truco para estabilizarla :
-500 gr de Nata para montar.
-5 ó 6 cucharadas de azúcar
-2 cucharadas de Mermelada de Fresa (A mi me gusta la mermelada de la Vieja Fábrica porque tiene pequeñas fresas en ella)

Y ahora el TRUCO para estabilizarla: 
-1 cucharada de gelatina de Fresa (El polvo del sobrecito)
-1 cucharada de agua hirviendo
-1 cucharada de agua fría. 

Montamos la nata con las varillas (Recordad que cuanto más frías mejor) hasta que estén casi casi en su máxima firmeza. Mientras, habremos hecho la gelatina disolviéndola primero en el agua hirviendo y añadiéndole, cuando hayas conseguido su completa disolución, el agua fría para obtener la cantidad necesaria.
Ahora, la vamos añadiendo a la nata (que sigue cogiendo cuerpo con las varillas),  la gelatina. Cuando la hayamos terminado, le vamos echando las cucharadas de azúcar y por último las de la mermelada. Comprobaréis que obtendréis una nata muy consistente y con un estupendo sabor a fresa que sin embargo, no esconde el sabor de la nata.
Y por eso las llamo DOBLE DE FRESA CON NATA.
No era muy dificil ni rebuscado, es verdad.




jueves, 19 de abril de 2012

¿Te había dicho que tengo una página en Facebook?

 Pues eso, que tengo una página en Facebook que no sé como enlazar aquí (Si tú sabes cómo, ¡escríbeme, por favor!) así que no me ha quedado otra que invitarte así, a capón.  En esta página escribo recetas rápidas y publico fotos de otras creaciones que no llego a poner en el blog. También hay noticias que quizás te puedan resultar interesantes.
 Si te apetece, pincha aquí Facebook Ciudadana Cake y si te gusta, ¡quédate!
¡Muchas gracias!

Comiendo (Tarta de platano, piña y nueces con Mascarpone) bajo la lluvia.

 ATENCIÓN: Mientras lees, puedes escuchar 10 minutos de lluvia y tormenta en este vídeo. Relajante 100%.

Me encanta la lluvia. Me levanto por la mañana y se si va a llover con sólo mirar el cielo. Los esquimales nombran de varias maneras a los diferentes tipos de nieve, y así hacemos también los asturianos con la lluvia. Pero sólo porque para nosotros es importante y una constante en nuestra vida. La hay fina; intermitente; de la que te cala sin que te des cuenta; de la que te traspasa el abrigo y de la que huyen hasta los perros... Sin embargo, para los madrileños sólo existe un tipo de lluvia a la que denominan: CAOS.
Y todo el que haya vivido en Madrid un invierno, sabe lo qué se va a encontrar en la calle en un día de estos en los que cae agua del cielo: Cuatro millones de personas tomándose la lluvia con muy poca naturalidad.
¡ Mejor no  salgas si puedes evitarlo! Así que si eres una/o de esos afortunados y puedes quedarte en casa, te propongo el siguiente plan: Un estupendo Hummingbird Cake cubierto con una exquisita cobertura de Mascarpone y tres pisos de auténtica delicia.


HUMMINGBIRD CAKE (Paula Deen)
Nota: Este bizcocho se puede hacer sin batidora, simplemente mezclando con una cuchara grande los ingredientes. 

Para el bizcocho:

 -375 gr de harina con levadura (Bizcochona)
-350 gr de azúcar blanco
-90 gr de azúcar moreno
-180 ml de aceite
-75 gr de nueces picadas
-2 plátanos muy maduros (Negros) aplastados con un tenedor.
-1 lata de 250 gr de Piña al Natural (Troceadas) con su líquido.
-1 tapón de Vainilla (Vahiné)
-1 cucharadita de canela en polvo
- 4 huevos batidos.
Mezclamos todos los ingredientes en el orden dado, prestando especial atención a las indicaciones sobre cómo deben de utilizarse las frutas en esta receta.
Dividimos la masa en tres y vertimos una de las porciones en un molde de 25 cm, reservando las otras dos. Lo metemos en el horno a 180º durante unos 20 min o hasta que el cuchillo salga limpio. Lo desmoldamos y procedemos de la misma manera con las dos porciones restantes. De esta manera, obtendremos 3 bizcochos que nos servirán para las tres capas de la tarta.


Crema de Mascarpone:
-350 gr de Mascarpone
-200 gr de mantequilla en pomada
- 1 tapón de vainilla 
-1 cucharada de leche
-400 gr de azúcar glass (Esta cantidad puede variar dependiendo de si lo queremos más o menos dulce, y más o menos compacto) 

Para esta crema, sería conveniente utilizar una batidora de varillas, aunque también se podría hacer a mano ya que el queso es mucho más maleable que la mantequilla y resultaría más fácil.

Mezclamos el queso y la mantequilla hasta que quede una masa homogénea. Le añadimos los líquidos y vamos mezclando con el azúcar poco a poco hasta que tenga la textura deseada. 
Ponemos el primer bizcocho en la base y extendemos parte de la crema de Mascarpone hasta que quede una generosa cantidad tapando la superficie, tapamos con el segundo bizcocho  y   repetimos la operación. Tapamos con el último y metemos en la nevera durante media hora para que se afirme el relleno. Una vez pasado ese tiempo, cubrimos toda la tarta con la crema restante y espolvoreamos con confeti comestible.

Otra NOTA: Si os parece una tarta muy grande, podéis hornear solamente dos capas y guardar la masa de la tercera en un tupper y congelarla. De esa manera, tendréis un estupendo bizcocho express para esos días en los que no tienes tiempo de cocinar, simplemente descongelándola y horneándola como las anteriores. 

¡Os deseo un Felíz Día de Lluvia !

martes, 10 de abril de 2012

¡¿Y ahora qué hago yo con 1000 huevos de chocolate?!... ¡Cupcakes!, por supuesto.

El mar Cantábrico


Han sido unas vacaciones estupendas. No ha habido sol, ni playa ni siquiera la oportunidad de largos paseos por el bosque, pero doy fé de que cada vez que dejaba de llover, siquiera un poquito, allí estábamos nosotros disfrutando del aire libre y del olor a mar.
Por suerte, el día de la Fiesta de Pascua, sólo llovió por la mañana, así que por la tarde el jardín estaba razonablemente seco (Eso sí, las katiuscas no nos las apeamos) y los niños pudieron pasar una hora buscando como locos los huevos. ¡Lo que pudieron correr! Y era genial oir sus gritos de alegría cada vez que encontraban uno. ¡Qué nervios!
Había niños pequeños, así que algunos huevos estaban MUY poco escondidos...


Dentro de cada uno metimos unos huevecitos de chocolate para que tuvieran un premio cada vez que encontraban uno y no se enfadasen demasiado por tener que devolvernos el huevo de plástico (Aunque siempre se pierde alguno, trato de utilizarlos de un año para otro)
Todos habían traido huevos cocidos para pintar, así que los pusimos en la mesa de la cocina a decorar con colorante alimentario (El de las cupcakes) y a diseñar motivos con sprinkles. De esa manera, luego se pueden comer, aunque estén un poco "coloreados" por dentro.

Todo preparado!!
Colorear un huevo es fácil si sabes cómo...Cueces los huevos.-En una jarra pones agua caliente y un chorrito de vinagre.-Remueves-Le echas un poco de colorante y vuelves a remover.-Introduces los huevos y remueves otro poco.-Los dejas al menos 10 min y los sacas para que se sequen en un plato antes de decorarlos con Sprinkles.
Pero claro, ¿qué ocurre cuando has comprado un VERDADERO montón de huevos de chocolate pensando que los niños los devorarían y resulta que lo que se han comido es la tortilla, la quiche, el paté y la tarta de queso y han  dejado el chocolate? Pues que algo habrá que hacer para aprovecharlos de una vez, ¿no?

CUPCAKES DE CHOCOLATE (DE LOS HUEVOS DE PASCUA) RELLENAS DE CEREZA
Chocolate y Cereza. ¡Me encanta!


INGREDIENTES
-3 huevos de gallina
-110 gr de mantequilla
-280 gr de azúcar
-240 gr de harina
-10 gr de levadura
-Un poquito de sal
-90 gr de chocolate de los restos de huevos, figuritas... 
-70 ml de agua
-50 ml de brandy 

Relleno...
-Mermelada de Cereza para el relleno.
-Mermelada de Cereza clarificada con agua para pintar la cupcake.

¿YA LO TENGO TODO, Y AHORA? 
Pues ahora mezclas la mantequilla con el azúcar hasta que quede una masa suelta. Mientras tanto, precalientas el horno a 180 º y preparas las cápsulas en el molde para cupcakes. 
Una vez conseguida esa masa, le vas añadiendo los huevos de gallina uno a uno y aprovechas para  poner a derretir los trozos de chocolate en el microondas. Cuando ya estén todos los huevos de gallina incorporados, sacas el chocolate derretido del microondas, le añades el brandy e incorporas esta mezcla a la anterior.
Ahora mezcla la harina, la levadura y la sal y vete añadiéndolo de forma alternativa con el agua en la masa chocolateada hasta que ambos ingredientes se terminen.
Como siempre, vamos poniendo la masa en las cápsulas hasta más o menos las tres cuartas partes de su capacidad y las dejamos en el horno unos 20-25 min o hasta que el testigo salga limpio.

Cuando enfríen abrimos un agujerito en el centro e introducimos un poco de mermelada de cereza. Volvemos a tapar con el trocito de bizcocho que habíamos retirado.

Pintamos levemente con un pincel la superficie de la cupcake con la mermelada clarificada para aportarle sabor al glaseado sin comprometer su dureza posterior.

Y POR ÚLTIMO, EL GLASEADO DE CEREZA
-250 gr de azúcar glass
-80 ml de agua
-Colorante rosa

Mezclamos el azúcar y el agua hasta obtener una crema homogénea, la coloreamos y la utilizamos para cubrir la superficie de las cupcakes. Si tenemos, una cereza confitada de las de toda la vida le dará un toque estupendo coronando el pastel.

¡Qué ustedes aprovechen bien!

Se ha producido un error en este gadget.